Startupismo - Paso 4: Aviéntate


PASO 4:

Hay muchísimas razones por las cuales renunciar a tu empleo y comenzar tu proyecto, pero tienes que estar completamente seguro de que eso es lo que quieres, ya que no es nada fácil.

Nota del autor: si renuncias a tu empleo y terminas viviendo debajo de un puente, no me hago responsable, yo sólo escribí este libro para ayudar.

¿Qué se necesita para decidir aventarte y emprender?

¿Eres bueno para algo? ¿Tienes un talento para algo en particular? Entonces ya puedes gran parte de lo que se necesita para emprender.

Hay mucha gente que ha tenido éxito y la verdad es que no necesariamente tienen un súper talento tipo Einstein. Si tú sientes que tienes un talento especial para algo, ese talento y una pizca de determinación y voluntad, es suficiente para que puedas generar riqueza para ti mismo, sin necesitar de un jefe que te diga qué hacer. No digo que el talento hará que pasen cosas, necesitas chingarle mucho a que tu talento se convierta en cosas tangibles, en dinero, pues.

Gobierno - Empresas - Personas.

En esta era las corporaciones tienen el poder para hacer cosas que antes sólo podían hacer los gobiernos. Es decir, las empresas pueden hacer cosas grandes, que antes sólo el gobierno podía lograr.

Y ahora los individuos pueden hacer lo que antes sólo podían hacer las empresas.

Una sola persona puede generar cantidades estratosféricas de dinero y movimientos sociales globales sólo con el uso de internet. La tecnología está haciendo que cada vez tenga mayor valor la creatividad y talento, y no tanto la infraestructura.

Una sola persona puede cambiar el mundo. Solo basta ver el poder que tiene un youtuber, si alguien que tiene millones de seguidores saca un video, puede hacer que mucha gente se entere de algo, y si dice que estará en el centro de la ciudad, puede causar un caos vial, y hasta podría iniciar un movimiento en la vida real, y no nada más en la vida virtual.

¿Alguien que trabaja por su cuenta es un emprendedor?

¿Eres freelancer? ¿trabajas por tu cuenta? Entonces eres un emprendedor, sólo le falta un twist a tu estrategia.

Ok, llevas años trabajando por tu cuenta... ¿Qué hacer ahora?

Una de las cosas que puedes hacer es dedicarte a generar valor para la industria a la que perteneces. No se trata de que te inventes una industria nueva o que tengas que crear necesidades que no existían, sino que sólo debes echar un vistazo al medio en el que te desenvuelves y crear un producto que solucione los sistemas de esa industria.

Puedes crear un producto que mejore la vida de los que ahora son tu competencia, por ejemplo. Piensa en todos los huecos que tiene tu industria e inventa algo para que las cosas funcionen mejor, pero asegúrate que la gente realmente lo necesite y puedas terminar cobrando buen dinero a cambio de facilitar las cosas para esa gente que hace lo mismo que tú.

Mete en una licuadora tu experiencia, tus talentos, tus fracasos, y mézclalo todo con un poco de visión hacia el futuro, preguntándote ¿hacia dónde va mi industria? ¿qué problema puedo solucionar y cobrar por ello? ¿cómo puedo ser disruptivo?

El chiste es que mejores la industria en la que te desarrollas y hagas productos para los que ahora son tus competencias.

Ok, puedes ser muy feliz en tu empleo pero te puedes arrepentir después...

Sí. Aunque suene a cliché, mejor arrepentirte de haber hecho algo, que de no haberlo intentado.

Mucha gente que tiene un trabajo estable, en el fondo desearía ser dueño de su tiempo y su empresa. Saben que después de décadas podrán jubilarse y descansar, pero también saben que siempre se quedarán con la duda:

¿Y si hubiera puesto mi negocio? ¿Y si hubiera intentado vivir de mis verdaderas pasiones?

Saben también que mientras más tiempo pase, menos energía tendrán y más difícil será emprender su proyecto.

Algo importante: si no te sales de tu trabajo porque te va muy bien de dinero y crees que por tu cuenta no tendrás acceso a un sueldo como el que tienes ahora, te diría que es mucho más probable que alcances tus metas económicas vendiendo tu propio producto que el producto de alguien más.

¡Oh, Jack Ma, cuánta razón tienes!

Ese chinito sí que se la sabe…

El empresario chino Jack Ma, tiene un discurso que dice algo así:

Antes de los 20 años, estudia.

De los 20 a los 30; trabaja para alguien, no importa la empresa sino el jefe, aprende de él y de la pasión que tiene por su proyecto.

De los 30 a los 40; comienza con tus proyectos, emprende, experimenta, fracasa.

De los 40 a los 50; pon la energía en donde hayas visto que está tu talento, haz lo que mejor sepas hacer.

De los 50 a los 60; rodéate de jóvenes, enséñales, pasa tu legado a la nueva generación.

De los 60 en adelante; disfruta la vida”.

¿Es difícil emprender?

Emprender es un deporte extremo.

Tener tu propio negocio y hacerlo crecer es muy difícil, es mucho trabajo, requiere todo tu coraje y voluntad. Mucho más del que crees.

No hay emprendedor que no haya sufrido por lo menos en algún momento en su camino.

De la misma forma que un alpinista aprende a dar un sólo paso a la vez sin detenerse, emprender requiere una gran fortaleza.

En mi opinión, los grados de riesgo en la vida son en este orden:

Deporte, deporte extremo, trabajo de riesgo, emprender.

Boostrap:

Bootstrap quiere decir empezar tu proyecto sin dinero.

Casi todos los emprendedores cuando les preguntan qué necesitan, piden dinero como si este fuera el único detonante que permitiera el éxito de su proyecto. No.

Cuando creas tu empresa sin ayuda económica debes utilizar algo que tiene mucho mayor valor que el dinero: la creatividad. Mientras más avances sin dinero, sabrás con mayor seguridad cómo utilizar los recursos cuando estos lleguen.

Así que sigue avanzando en tu proyecto y no te quedes detenido cuando aparentemente no puedes seguir sin recursos. Siempre podrás seguir más de lo que crees, no te sientas mal por no tener dinero, es la fase en donde aprendes las verdaderas necesidades que tiene tu proyecto. De esa forma, cuando llegue el dinero, sabrás perfectamente cómo y dónde gastarlo. El no tener dinero es una buena herramienta, aguanta la vara.

¿Entonces todos deberían renunciar a su chamba?

No todo se trata de renunciar a tu trabajo y poner un negocio. El término Intra-Emprender quiere decir que puedes emprender sin salirte de tu empleo.

Hay empresas muy receptivas que promueven el emprendimiento entre sus empleados, los incitan a desarrollar proyectos internos que mejoren los procesos de la compañía.

Puedes emprender u