Startupismo - Paso 4: Aviéntate


PASO 4:

Hay muchísimas razones por las cuales renunciar a tu empleo y comenzar tu proyecto, pero tienes que estar completamente seguro de que eso es lo que quieres, ya que no es nada fácil.

Nota del autor: si renuncias a tu empleo y terminas viviendo debajo de un puente, no me hago responsable, yo sólo escribí este libro para ayudar.

¿Qué se necesita para decidir aventarte y emprender?

¿Eres bueno para algo? ¿Tienes un talento para algo en particular? Entonces ya puedes gran parte de lo que se necesita para emprender.

Hay mucha gente que ha tenido éxito y la verdad es que no necesariamente tienen un súper talento tipo Einstein. Si tú sientes que tienes un talento especial para algo, ese talento y una pizca de determinación y voluntad, es suficiente para que puedas generar riqueza para ti mismo, sin necesitar de un jefe que te diga qué hacer. No digo que el talento hará que pasen cosas, necesitas chingarle mucho a que tu talento se convierta en cosas tangibles, en dinero, pues.

Gobierno - Empresas - Personas.

En esta era las corporaciones tienen el poder para hacer cosas que antes sólo podían hacer los gobiernos. Es decir, las empresas pueden hacer cosas grandes, que antes sólo el gobierno podía lograr.

Y ahora los individuos pueden hacer lo que antes sólo podían hacer las empresas.

Una sola persona puede generar cantidades estratosféricas de dinero y movimientos sociales globales sólo con el uso de internet. La tecnología está haciendo que cada vez tenga mayor valor la creatividad y talento, y no tanto la infraestructura.

Una sola persona puede cambiar el mundo. Solo basta ver el poder que tiene un youtuber, si alguien que tiene millones de seguidores saca un video, puede hacer que mucha gente se entere de algo, y si dice que estará en el centro de la ciudad, puede causar un caos vial, y hasta podría iniciar un movimiento en la vida real, y no nada más en la vida virtual.

¿Alguien que trabaja por su cuenta es un emprendedor?

¿Eres freelancer? ¿trabajas por tu cuenta? Entonces eres un emprendedor, sólo le falta un twist a tu estrategia.

Ok, llevas años trabajando por tu cuenta...