Startupismo - Paso 12: Obsesiónate


PASO 12:

Comprométete con tu proyecto, debes obsesionarte mucho, aunque parezcas loco.

Ninguna de las empresas exitosas que vemos todos los días existirían si no hubiera habido detrás de ellas algún necio, obsesivo, perfeccionista y aguerrido.

Nunca, nunca, nunca vas a hacer algo que realmente valga la pena si no le pones tu empeño y toda tu voluntad. Debes meterle toda tu energía, mucha más de la que crees para que pasen cosas.

Pensar global, pero actual local.

Imagina que quieres crear una pared. Sueñas cómo se verá cuando la termines, de qué color la pintarás y cómo la adornarás pero, para construirla, debes crear ladrillos, y eso te da flojera. Debes olvidarte de la pared y ponerte a hacer ladrillos, enfocarte en el ladrillo que tienes enfrente y sólo en ese ladrillo hasta que, de pronto, un día eches un vistazo y tengas una pared.

Pensar global es saber que quieres hacer una pared.

Actuar local es enfocarte en los ladrillos.

En una startup, pensar global es que quieres unir a todos los creativos de un país.

Y actuar local sería ponerte a trabajar todos los días en cada uno de los detalles necesarios para que se construya la comunidad.

Tienes que hacer un ladrillo que quede bien hecho, después otro ladrillo, luego otro ladrillo, luego otro, y otro… ladrillitos, ladrillitos todos los días. Ya no pienses y sueñes tanto en la pared, te debes enfocar en el ladrillo que tienes enfrente.

No compres tu empresa, constrúyela.

Si alguien te diera dinero para tu empresa y te pusieras a contratar gente, eso sería “comprar la empresa”, pero si creces tu empresa sin empleados y vives tú mismo los puestos que se necesitan cubrir, conocerás a profundidad las necesidades reales de tus procesos. Ahí estarías “construyendo tu empresa”.